Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Las implicaciones del confinamiento para los centros de datos

  • Noticias y Actualidad

Samsund Data Center

El brote de COVID-19 ha cambiado por completo la forma en que vivimos y trabajamos, obligando a las empresas a encontrar formas de hacer que sus operaciones sean más eficientes, y aumentando la presión sobre los centros de datos para ofrecer el rendimiento necesario para mantener el negocio funcionando. La respuesta podría estar en los SSD NVMe.

Cuando los empleados comenzaron a trabajar desde casa, los picos inevitables en el uso de las herramientas de negocio han sido especialmente gravosas para los centros de datos que nunca han visto una demanda tan fuerte. Esto ha puesto a prueba estas instalaciones en términos de capacidad y eficiencia, y que potencialmente provoque cuellos de botella e interrupciones del servicio. Lo que todo esto ha demostrado es que las infraestructuras de datos de alto rendimiento son una necesidad absoluta cuando se trata de conectar personas y hacer negocios en un mundo cada vez más remoto.

Recientemente, en un esfuerzo por aumentar la eficiencia y soportar la gama de aplicaciones de negocio cada vez mayor, los centros de datos de todo el mundo han comenzado a adoptar la memoria flash como su medio de almacenamiento preferido. Generalmente más rápidas y eficientes energéticamente que las unidades de disco duro (HDD) tradicionales, las unidades flash pueden proporcionar a los centros de datos una estabilidad muy necesaria. El tipo de estabilidad que las empresas y los consumidores necesitan tanto hoy como en el futuro.

Como proveedor líder de soluciones de memoria flash, Samsung ha estado allanando el camino para que los centros de datos brinden el rendimiento necesario para manejar un mundo que cada día tiene más datos. Dicha eficiencia es crítica para la gestión de datos moderna, y es proporcionada por innovaciones como la tecnología 3D NAND vertical (V-NAND) de alto rendimiento de Samsung y el almacenamiento de memoria no volátil (NVMe).

Desde mucho antes del estallido de COVID-19, los proveedores de almacenamiento en la nube de todo el mundo han recurrido al almacenamiento NVMe para optimizar los diseños de servidor de sus centros de datos. A largo plazo, los aumentos en el tráfico web y las cargas de trabajo en la nube que estamos experimentando pueden terminar acelerando la adopción de soluciones NVMe rápidas y eficientes por parte de más centros de datos.

Cuando se compara NVMe con los protocolos SSD heredados, es difícil no ver este cambio centrado en la eficiencia. La velocidad y el rendimiento son más importantes que nunca, y NVMe abre la puerta para que los datos se procesen más rápido, a un menor costo por IOP (entrada/ alida por segundo), y con una latencia mucho menor y una mayor eficiencia energética.

Si bien las transferencias de datos de las unidades SSD SATA de Samsung superan los 600 MB/s, una unidad SSD NVMe de alto rendimiento como la 983 DCT de 1,9TB de Samsung puede admitir velocidades de lectura/escritura secuenciales de hasta 3.000/1.900 MB/s. Cuando se tiene en cuenta la escalabilidad de la tecnología, es fácil ver por qué los SSD NVMe podrían ser la respuesta a las necesidades cambiantes de los centros de datos.

Más información

La tecnología de almacenamiento permite a las empresas disponer de la capacidad necesaria para poder gestionar sus datos. Si quiere conocer más sobre la propuesta de Samsung Storage puede consultar este enlace.